Pequeña Historia de la izquierda en Andalucía, alguien tenía que contarlo

Este texto me he animado a escribirlo después de leer demasiados análisis y reflexiones cortoplacistas sobre los resultados de las pasadas elecciones autonómicas en Andalucía, donde se pone el foco en los últimos meses, o como mucho el último año, sin hacer un análisis de como hemos llegado a esta situación.

Para comprender la situación a la que ha llegado la izquierda en Andalucía hay que remontarse a 2014, cuando en el primer congreso de Podemos Teresa Rodriguez junto con Echenique presentaron una alternativa a Pablo Iglesias como secretario general de Podemos, con el nombre de “Sumando Podemos”, bajo la bandera de la democracia interna, la participación y la pluralidad. Después de Vistalegre I Pablo Iglesias termina nombrando Echenique coordinador de organización, y a Teresa Rodriguez le entrega Podemos Andalucía y le da libertad total para hacer lo que quiera, y no fue precisamente un modelo plural, democrático y participativo lo que ambos pusieron en marcha.

Teresa Rodriguez toma el control de Podemos Andalucía y todo lo que proponían desde “Sumando Podemos” de mayor democracia se olvida a la velocidad de la luz. En las primeras votaciones para elegir los consejos ciudadanos en cada municipio, aprovechan la estructura de Anticapitalistas y establecen candidaturas afines en todas las ciudades importantes de Andalucía. Eran los años de las primeras diferencias entre Pablo Iglesias y Iñigo Errejón, por lo que se traslada la dicotomía Iglesias/Errejón a las ciudades andaluzas.Estos movimientos generan un clima de candidauras “de la Tere” y candidaturas de los “Errejonistas”, en una alianza de Pablo Iglesias con Teresa Rodríguez, creando una situación en la que obligaban a la militancia de Podemos a elegir entre bandos, militar en Podemos sin ser de los “de la Tere” o de “los Errejonistas” era predicar en el desierto.

En las andaluzas de 2015 donde Podemos consigue un 16,86% de votos y IU un 5,77%, los parlamentarios fueron elegidos por primarias y en el grupo parlamentario conviven diputados de distinta procedencia.

Podemos Andalucía trabaja solo con ciudades en la que hay consejos ciudadano municipales controlados por anticapitalistas, aquellas ciudades donde anticapitalistas no tiene el control, son aisladas. Desde el sector Anticapitalistas comienzan a usar el poder que tienen en Podemos para tratar de construir otros espacios políticos que estructuralmente estén fuera de Podemos, pero que estén controlados por el sector Anticapitalista de Podemos, como fue en un principio “Municipios por el cambio”, en teoria un espacio de coordinación entre candidaturas municipalistas, en la práctica, un espacio dirigido desde el círculo cercano a Tere que ni siquiera llegó a cuajar.

En noviembre de 2016 se produce la renovación del consejo ciudadano andaluz y Teresa Rodríguez vuelve a ser elegida secretaria general de Podemos Andalucía, y la pugna Pablo Iglesias vs Errejón vuelve a tener su reflejo en Andalucía, mientras que Pablo apoyaba la candidatura de Teresa Rodríguez, desde el entorno de Iñigo Errejón trataron de unificar sin éxito las dos candidaturas alternativas a Teresa Rodríguez.

Con el beneplácito de la dirección estatal de Podemos desde Anticapitalistas siguen copando todos los cargos en las distintas ciudades, relegando a quienes no siguen las pautas de Anticapitalistas, esta dinámica se produce con apoyo de Podemos desde Madrid, que tratan de evitar la presencia en cargos orgánicos por parte de afines a Iñigo Errejón.

A estas alturas estas dinámicas imposibilitan una participación amable en Podemos por parte de activistas más o menos independientes, o simplemente no alineados, todos se etiqueta como “Anticapi” o “Errejonistas”.

Ya en 2017 comienza a ser vox populi que desde el sector de Anticapitalistas querían construir una escisión de Podemos, y que la tratarán de construir parasitando Podemos, aprovechando el poder orgánico que tienen para construir otra organización independiente de Podemos, pero desde Madrid deciden que era más importante combatir el “Errejonismo” que combatir la deriva de Podemos Andalucía.

A principo de 2018 desde anticapitalistas registran el partido político “Marea Andaluza”, este es el primero de los 3 partidos que se registran desde el sector de Teresa Rodriguez mientras siguen formando parte de Podemos. La denominación proviene de “Por Una Marea Andaluza” nombre de la candidatura al Consejo Ciudadano de Teresa Rodríguez. Este registro se produce mientras ya se estaba negociando con IU acudir juntos a las próximas elecciones y provoca tensiones con la dirección estatal de Podemos.

De cara a las elecciones andaluzas de 2018 en Andalucía IU y Podemos irían juntos tras el cambio de estrategia de ambos partidos a nivel estatal, pero en vez de usar la marca “Unidas Podemos” deciden ir en coalición bajo la marca “Adelante Andalucia”, en esta coalición se incluyen también dos pequeños partidos andalucistas, Izquierda Andalucista, fundado 2 años antes por los sectores más de izquierdas tras la disolución del Partido Andalucista, que tenían en 2014 un 1,52% de votos, y primavera andaluza, fundada en 2012 y que nunca se habían presentado a unas elecciones.

No se producen primarias en Adelante Andalucía, sino que cada formación política hacía sus propias primarias y después tienen que llegar a un acuerdos entre ellos. La estrategia fue colocar candidatos de IU en las provincias donde candidatos no afines a Anticapitalistas habían ganado las primarias, el resultado es que con un 16,18% de votos consiguieron 17 diputados, 6 fueron de IU y 11 de Podemos, los 11 diputados de Podemos todos afines a Teresa Rodríguez mediante esta técnica que hacía inservibles las primarias.

Poco después, de cara a la elecciones generales de abril de 2019, desde la dirección estatal de Podemos usan la mimas técnica, siendo todos los diputados andaluces al congreso de los diputados afines a Pablo Iglesias. Todo parece indicar que existía un pacto entre Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez, de reparto de poder, mediante el cual los Anticapitalistas de Andalucía renunciaban a conseguir diputados afines en las elecciones generales a cambio de tener todos los diputados autonómicos afines, de esta manera Anticapitalistas hace imposible la militancia en Podemos Andalucía, sin ser afines a su estrategia, y Pablo Iglesias aislaba a las personas afines a Iñigo Errejón.

En las elecciones municipales de 2015, donde Podemos no se presentó, surgieron candidaturas de lo más variointas, coaliciones, candidaturas municipalistas o marcas blancas de Podemos, pero IU no participó de la mayoría de estas candidaturas. En las siguientes elecciones, las municipales de 2019, IU y Podemos Andalucía apuestan por acudir conjuntamentes, en cierta manera obligados por la estrategia estatal donde IU y Podemos pretendían reeditar la coalición “Unidas Podemos”. En lo que se pusieron muy rápido Anticapitalistas y IU-Andalucía fue arrasar con cualquier espacio no alineado, de nuevo un reparto de poder entre IU y Podemos Andalucía deja fuera a las candidaturas municipalistas, los únicos espacios políticos donde todavía existía militancia no alineada bien a Podemos-Anticapitalistas o bien a IU. Aún así IU se presenta en muchos pequeños municipios en solitario, ya que si la militancia en Podemos en las ciudades es pequeña, en pequeños municipios es inexistente. IU consigue en Andalucía 500 concejales, frente a los 35 de Podemos, y solo una candidatura municipalista, Ganemos Jerez, consigue representación en un ayuntamiento importante de Andalucía. (ver comentarios)

Pocos meses tardaron para que prácticamente todos los grupos municipales de Adelante Andalucía de los ayuntamientos más importantes sufrieran tensiones, ya que no había ninguna intención por parte de el sector de Anticapitalistas de entenderse con IU, en la mayoría de ciudades funcionando prácticamente por separado.

En estas elecciones municipales Iñigo Errejón ya había abandonado Podemos y Más Madrid gana las elecciones municipales a Podemos, que Iñigo Errejón abandonara Podemos hizo que Pablo Iglesias ya no necesitara a Teresa Rodríguez para mantener a raya a los afines a Iñigo Errejón, y se comienza a ser consciente de la situación de Podemos en Andalucía. El sector de Anticapitalistas ya tenían decidida la salida de Podemos, pero la estrategia fue no abandonar sus puestos orgánicos en Podemos y en los Consejos Ciudadanos Municipales, manteniendo un control total de Podemos Andalucía mientras preparaban su salida.

En diciembre de 2019 desde Anticapitalistas registran un partido político con la denominación “Adelante Andalucía”, creando fuertes tensiones con IU ya que se estaban apropiando del nombre con el que conjuntamente habían concurridos a las elecciones autonómicas y municipales, la intención de Anticapitalistas desde entonces fue tratar de apropiarse de la marca Adelante Andalucía con la que poder concurrir a unas futuras elecciones andaluzas.

Poco después, en febrero de 2020 Teresa Rodríguez y Pablo Iglesias escenifican en un video la ruptura de Podemos con Anticapitalistas. En marzo sería la tercera asamblea estatal de Podemos y esta vez ya no concurrirían a ella los anticapitalistas que mostraron su rechazo al gobierno de coalicion.

La incertudumbre del adelanto electoral y no tener claro a que calendario se enfrentarían hacía que el clima fuese de lo más enrarecido posible mientras los Anticapitalistas planificaban como apropiarse de parte del capital político de Podemos e IU.

Por el otro lado Podemos trata de establecer una nueva estructura en Andalucía, sin ningún tipo de militancia, solo podían contar con personas determinadas a las que darles cargos territoriales. Y por último, Más Pais, después de los buenos resultados, tratando también de “montar” una estructura andaluza, pero tanto Podemos como Más País poco pueden encontrar vivo entre los escombros que han dejado estas estregias de luchas de poder.

En estos momentos la coalición Adelante Andalucía la componen dos pequeños partidos políticos andalucistas, más IU y Podemos, no obstante IU y Podemos en realidad no estaban en posiblidad de bloquear ninguna decisión ya que los representantes de Podemos eran afines a Anticapitalistas, preveyendo que los representantes en el futuro fuesen fieles a Podemos, el 12 de Mayo añadieron a anticapitalistas como nuevo miembro de Adelante Andalucía, al mismo nivel que las otras 4 fuerzas política, por lo que IU y Podemos se quedaban en minoría.

El mes siguiente registran el partido Anticapitalistas Andalucía, el 22 de Junio, ese verano fue de auténtica guerra, uno de los campos de batalla principales fue el dinero institucional de la coalición, que va a los partidos políticos, ya que el dinero correspondiente a Podemos estaba bajo control de Anticapitalitas, por lo que IU, con poder sobre esas cuentas, derivó el dinero de Podemos a Podemos, y Anticapitalistas denunció estos movimientos en las diputacionesde Huelva y Málaga. Este movimiento sirvió de coartada para dejar a IU sin control de los perfiles de Adelante Andalucía en redes sociales, pero el movimiento que terminó por hacer insostenible cualquier tipo de relación fue que Teresa Rodríguez, junto con el resto de parlamentarios afines, crean una cuenta corriente sin apoderados de Podemos ni de IU y comunican al parlamento andaluz el cambio de la cuenta donde recibir el dinero institucional, lo que provoca finalmente la expulsión del grupo parlamentario andaluz de los diputados que firmaron esa carta (los 11 diputados candidatos de Podemos y afines a Anticapitalistas).

A partir de este momento comienza un año 2022 pensando en un posible adelanto electoral en Andalucía, Podemos tiene que reconstruir su estructura territorial mientras en muchos territorios las figuras más representativas de anticapitalistas abandonan cargos en Podemos pero siguen manteniendo personas afines en distintos cargos orgánicos. En junio de 2021 desde Podemos expulsan de los grupos municipales, a través de IU, a los concejales de Podemos fieles a Anticapitalistas ya que se prevee que se presenten contra Podemos y IU en las próximas elecciones.

En mayo de 2021 Más Pais se convierte en segunda fuerza politica en las elecciones autonómicas de Madrid, por encima del PSOE, y con más del doble de votos que Podemos, lo que en cierta manera convierte a Más Pais en un nuevo actor con cierto peso, de cara a las autonómicas que Juanma Moreno termina anunciando en abril de 2022.

Finalmente Anticapitalistas se hace con la marca Adelante Andalucía, y el resto de partidos, principalmente Equo, Más Pais, IU y Podemos, inician unas negociaciones entre fuerzas que, excepto IU, no tienen prácticamente militancia activa ni estructura en el territorio. Podemos funciona al dictado de Madrid, que pedía luchar hasta el último minuto porque la coalición tuviese algún tipo de referencia a la marca Podemos, ya fuese a través de un candidato reconocido de Podemos, o a través que “Podemos” apareciese en el nombre de la coalición.

La lucha de Podemos por visibilidad es incompatible con el resto de fuerzas políticas que apostaban por constuir una candidatura que pudiese subirse al carro de una futura plataforma en torno a Yolanda Díaz, las claves que se señalaban fueron un candidato independiente, y una marca no identitaria.

Podemos lucha hasta el final por imponer su candidato, o añadir “Podemos” al nombre “Por Andalucía”, llega un momento, pocos días antes del plazo para presentar la coalición, en el que toda la negociación está paralizada, Podemos usa el farol de ir solos a las autonómicas, finalmente cede tan en último minuto que no da tiempo a inscribir la coalición a tiempo, esta incidencia tuvo mucha repercusión en prensa y evidenció públicamente la situación.

La situación actual es que la izquierda andaluza está ahora en la UCI, el problema no es la falta de unidad, es la falta de cimientos, todos han estado luchando no porque la izquierda alcance buenos resultados, sino por conseguir aumentar su propia cuota de poder.


La situación actual no se solucion con unidad, o al menos no solo con unidad, los llamamientos que solo piden la unidad de las siglas, lo que están pidiendo es que los responsables que nos han llevado a esta situación, sigan a los mandos. Es una falta de respeto a los militantes no alineados, a aquellos que despertaron su interés por la política con el 15m, o con el nacimiento de Podemos.

Si la recomposición de la izquierda solo pasa por que se lleven bien un grupo de no más de 10 personas, que son las que ahora controlan las distintas marcas en Andalucía, no va a ser suficiente para disputar la hegemonía de la izquierda al PSOE, que es en lo que deberíamos estar en este momento histórico, donde el PSOE andaluz pasa por una crisis después de gobernar Andalucía durante 40 años.

Y recuperar militancia solo pasa por un traspaso de poder, de las cúpulas, a los militantes, y no se trata de poner en marcha campañas de marketing en torno a la participación, sino realmente de establecer espacios de participación y mecanismos de decisión reales, que signifiquen un contrapoder contra los aparatos de los partidos, y para eso no es solo necesario la “generosidad” de los distintos partidos, sino también el compromiso militante por parte de las personas más activas. Pedir unidad un mes antes, y un mes después de las elecciones, y después ser ajeno a lo que ocurre, renunciar a incidir en estos procesos, es lo mismo que solo votar cada 4 años, no es suficiente, los partidos necesitan tener militancia, y sobre todo que sea una militancia activa y crítica.

Por último tenemos que ser conscientes de que existe un obstáculo a esta participación, y es la desconfianza, vamos a tener más complicado que en 2015 atraer a quienes participaron con ilusión del 15m, y/o de las primeras asambleas de Podemos, y que han visto como los que hablaban de participación y pluralidad se han dedicado a guerras de poder y a aniquilar al contrario.