Todos a la cárcel: Sobre los titiriteros acusados de enaltecimiento del terrorismo

La bruja y don Cristóbal

Si representar esta obra es delito de enaltecimiento del terrorismo difundirla (como estoy haciendo yo) también seria delito.

brujaYDonCristobal¿Y por qué el fiscal no va a detenerme? Pues simplemente porque la detención y encarcelación de los titiriteros son decisiones políticas, en el contextos de Madrid tiene un objetivo político, a la derecha le beneficia la polarización del debate político, la imagen de dos Españas, donde ellos se creen los guardianes del orden y la ley y los otros un peligro para “el orden”, un orden que no es más que el sistema que protege sus privilegios. De esta manera intentan rodear y evitar un debate político sobre nuestro pais, sobre nuestras libertades, derechos sociales y democracia y sobre todo sobre la corrupción.

Políticamente detener a todos los que publiquen este video por el contrario no sería políticamente beneficioso para ellos, por eso es tán fácil para mi hacer esto, el problema es que en estas guerras pierden los artistas y la cultura mientras se hace las más viejas de las políticas.

De la misma manera el juez tiene la misma información sobre los hechos hoy que el día que decreto la prisión, lo que ha cambiado es el clima político y la presión social, las redes y una sociedad mucho más informada y crítica que hace diez años no ha reaccionado como estos jueces están acostumbrados, la criminalización basada en detenciones que no llegan a ningún lado no ha funcionado esta vez.

La lección que tenemos que aprender es que el poder no está, o no solo está, en los organos democráticos, que cuando se ganan unas elecciones no se tiene el poder, por eso si queremos un verdadero cambio politico en este pais es tan importante una sociedad crítica y activa como gestionar las instituciones, lo que nos debería hacer reflexionar desde la ciudadanía sobre fortalecer los movimientos sociales y establecer un nuevo modelo de relación entre las instituciones y los movimientos que no estén basados en el seguidismo partidista sino basado en la defensa de principios como, en este caso, al libertad de expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *