¿Desborque? Mucha propaganda, poca diversión

El objetivo de la propaganda no es la de informar, ni aportar información, el objetivo último es defender determinadas opiniones o doctrinas, el objetivo de la propaganda no es informar, ni hacer pensar, sino simplemente convencer. Eso no es malo, no podemos hacer llegar nuestras ideas y opiniones a través de libros, ensayos o largos textos que solo lee una parte muy pequeña de la población.

Pero eso no quiere decir, que la propaganda tenga que engañar, que hacer ver que algo es lo contrario de lo que realmente es, y eso es tristemente la sensación que he tenido al ver esta mañana el hastag #DesBordamos

DesBordamos es un juego de palabras, que apunta a dos palabras, por un lado desbordar, y por otro Borda.

Desbordar le llamamos a aquellos movimientos que “desbordan” a los convocantes, es decir, que una campaña tiene tanto éxito que es asumida por más personas de manera que los organizadores de estas convocatorias o campañas pierden el control de la acción y del mensaje al proponer acciones que empoderen a quien las sigue y no al convocante (como ocurrió el 15 de Mayo de 2011).

Borda es un sistema de reparto basado en votaciones preferentes (listas abiertas), donde el votante elige una lista ordenada de candidatos y al candidato que el votante elige en primera posición se le dan más puntos que a los siguientes.

Pero la propuesta de #DesBordamos ni busca un sistema más proporcional, ni busca ningún tipo de desborde, al contrario el sistema de escrutinio que proponen sigue beneficiando a las candidaturas mayoritarias.

Un sistema que sobre representa a la opción maś votada, y que margina a las minorías, no tiene ninguna capacidad de desbordar, de que las bases tengan más poder que las cúpulas, ni tampoco se parece al sistema Dowdall, mucho mejor que Borda, que fue usado en muchas candidaturas municipalistas siendo Ganemos Madrid la más relevante.

El sistema propuesto por Pablo Iglesias y Echenique, Borda, no es proporcional, por lo que proponen un sistema con algunos elementos correctores, que ni corrigen lo suficiente, ni harían falta si usasen el sistema Dowdall. Concretamente las listas con un 5% de puntos se le garantizan 2 puestos en el consejo ciudadano, el problema es que esos 2 puestos son solo el 2,5% del consejo, mucho menos del 5% de votos que han conseguido, y a las listas con un 15% de puntos se les da 4 puestos, solo un 5% del consejo. Esto quiere decir que el sistema Borda puede dejar fuera a una candidatura con un 15% de apoyos, y la solución que han dado es darle tan solo un 5% de representación en el consejo ciudadano.

Voto preferencial

Tanto el sistema Borda, como Dowdall o como el sistema VUT que usan en Equo, son sistemas de escrutinio basados en una votación preferencial, donde el votante vota una serie de opciones de manera ordenada.

En este tipo de votaciones predominan los votantes que votan a toda una lista, mientras que una minoría selecciona uno a uno a los candidatos a votar.

comparativa

Sistema “tradicional” de Podemos

Hasta ahora el votante en podemos vota un número determinado de candidatos, normalmente agrupados en una lista, el votante le da un punto a cada opción que selecciona, por lo que en condiciones normales todos los candidatos de la lista más votada tienen más votos que ningún otro, provocando órganos mucho menos plurales que la comunidad a la que representan.

Sistema propuesto por Echenique, Pablo Iglesias

En este caso se establece un voto preferencial y cada posición en la lista supone dar unos puntos concretos al candidato (como Eurovisión).

Que puntos tengan las posiciones es la que va a marcar si será proporcional el resultado, en este caso se proponen como sistema de puntos 80/79/78…/2/1.

Imaginemos un escenario de dos listas, en las que la lista mayoritaria tiene el doble de apoyos (100) que la minoritaria (50), de manera que el primer candidato de la lista minoritaria tendrían 4.000 puntos (50×80). Este candidato empataría con el candidato número 40 que también tendría 4.000 puntos (100×40), es decir, habría 39 candidatos que formaría parte del consejo ciudadano antes que la lista minoritaria, la que se quedaría con una representación residual.

Sistema Dowdall

El sistema Dowdall se diferencia de Borda en los puntos que le da a cada posición, concretamente Dowdall da 1 puntos al primero y después 1/2 al segundo, 1/3 al tercero, 1/4 al cuarto, etc.

Este reparto de puntos es que lo hace a Dowdall proporcional, y no conozco ningún sistema más proporcional en este tipo de escenario (excepto el sistema VUT que usa Equo)

Conclusiones

La propuesta de #DesBorda se diferencia muy poco de lo que ya existía en Podemos, no existe entre los que proponen este sistema una intencionalidad de tener órganos internos que representen con fidelidad la pluralidad dentro de Podemos, pero si una intencionalidad de que sea eso lo que parezca.

Esta estrategia, de adornar de abierto, horizontal y plural, lo que no lo es, ni tiene intención de serlo, tiene el peligro de desilusionar a los votantes.

Se da la circunstancia que Echenique, cuando no contaba con el apoyo de Pablo Igleisas, y era minoría, en Vistalegre I, apostaban desde Sumando Podemos por sistemas de voto como el VUT, pero una vez se sitúan en una posición de poder ser la candidatura más votada abandonan estas tesis. Ocurre lo mismo que con lo de votar documento organizativo y cargos a la vez, que antes los “críticos” (Echenique, anticapitalistas, etc.) opinaban que tenían que votarse por separado y ahora que se tiene que votar juntos.

Actualización 20Dic: He tachado lo de que anticapitalistas pide votar documentos organizativos y cargos juntos porque Luis (@limontxello) me ha avisado del error, que lo he cometido por una noticia de Europa Press del 10 de Diciembre con el titular “Anticapitalistas quieren un modelo de votación que vincule proyectos políticos con equipos”

+ info: http://blog.manje.net/2013/05/sobre-sistemas-electorales/