Se Rompió

Se rompió, como se rompen los libros de tanto usarlos o como se rompen los coches de de no usarlos.

Se rompió en un solo instante, como se rompe una pareja después de años con un simple portazo, como se rompe una tubería de agua al clavar una puntilla en la pared, como esa maceta que tras años colgada en un balcón comienza a descender al vacío en caida libre, pero es en un solo instante, cuando impacta contra la calle, cuando pasa de ser un objeto decorativo, que alegra nuestras vidas, a restos de barro y tierra.

Se rompió sin arreglo, porque pocas cosas rotas se arreglan con pegamento y ninguna queda igual.

Se rompió como la pantalla de aquel móvil, como el jarrón chino que todas quieren romper, como el político que se iba a comer el mundo y al final se rompió, como el cristal de la mesa del salón o el muñeco articulado de tu sobrino.

Se rompió y lo supimos enseguida porque escuchamos un “clic”, pero hasta el preciso instante en el que escuchamos ese “clic” no concíamos cual era el límite de resistencia, y a partir de ese instante ya lo conocemos, pero ya está roto.

Y como en el amor, cuando ya es tarde, podemos especular que podríamos haber hecho para evitar que se hubiese roto en ese preciso instante, y enseguida se nos inunda la mente de todas las pequeñas acciones que podríamos haber tomado para evitar el desastre, desastre que no siempre se puede evitar pero sí al menos posponer, porque hay cosas que siempre, tarde o temprano, teminan rompiéndose.

Se rompió, como se rompen los sueños, como se rompen los zapatos, como se rompe la amistad, como se rompen las medias, como se rompe el tostador. Roto por un reloj interno de vida que tienen las cosas, roto por el mal uso o simplemente roto del uso.

Y todos conservamos ese dolor por aquello que algún día se rompió, y que por alguna extraña razón, seguimos recordando el momento exacto en el que se rompió, en el que sentimos ese clic, en el que descubrimos que ya está roto y que no hay solución.

Foto: https://www.flickr.com/photos/hernanpc/6583167513/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *